Alerta en Pocitos: detectan un murciélago infectado con virus de rabia

0
271
El Ministerio de Ganadería está vacunando a los animales que viven en la zona para prevenir y evitar que contraigan el virus de rabia.

La Comisión Zoonosis confirmó la detección de un murciélago infectado con el virus de la rabia en Pocitos, en Buxareo y Echevarriarza.

El Ministerio de Ganadería está vacunando a los animales domésticos de la zona para impedir que contraigan el virus.

Una mujer encontró al murciélago en su casa, lo agarró sin usar protección y lo llevó a analizar al MGAP, donde constataron que tenía rabia.

A la mujer le dieron dos dosis de la vacuna antirrábica como prevención, porque tocó al animal sin protección.

El Ministerio de Salud Pública alertó a la población que evite el contacto con muerciélagos, puesto que estos mamíferos se acercan a la gente cuando están enfermos.

Según explica zoonosis en su página web, el virus de la rabia se llama “Lyssavirus y es de la familia Rhabdoviridae que tiene dos formas de presentación: urbana y silvestre. La mayoría de los casos humanos en el mundo se registra en ciudades y se deben a mordeduras de perros y gatos rabiosos. La rabia se presenta en muchas especies de mamíferos, como zorros, zorrinos y murciélagos entre otros. El virus se encuentra en la saliva de estos animales y en caso de mordedura, se propaga por los nervios periféricos hacia el sistema nervioso central. En Uruguay el último caso humano se registró en 1964″.

La rabia es mortal en casi todos los casos una vez que se manifiestan los primeros síntomas clínicos tanto en personas como en animales.

RECONOCER LOS SIGNOS DE LA RABIA EN ANIMALES DOMÉSTICOS. Según Zoonosis, los perros o gatos con rabia dejan de alimentarse, se tornan agresivos, tienen salivación excesiva y mueren 3 o 4 días después de manifestados los síntomas.

En caballos, vacas, ovejas o cerdos la muerte suele sobrevenir en un plazo de 7 días. Estos animales grandes también dejan de alimentarse, se aíslan de la majada o el rebaño, y pueden sufrir parálisis del tren posterior.

Comentarios

comentarios